Sobre mí

usue madinaveitia

Me llamo Usúe Madinaveitia. Soy coach personal especializada en valores y en conciliación de la vida personal, familiar y laboral. Facilito que las personas conecten con su esencia, con sus valores y con lo más importante en su vida, para que puedan alinear lo que hacen, dicen, piensan y sienten y así llevar una vida más coherente y saludable, reduciendo su nivel de estrés. Lo hago principalmente a través de sesiones de coaching, talleres y charlas. Mi lema: conocimiento, concienciación, acción.

¿Por qué es importante?

Según el psicólogo e investigador Simon L. Dolan, “el estrés es el resultado de la incongruencia en tu sistema de valores”. El estrés es la enfermedad del siglo XXI. Tiene graves consecuencias para la salud que pueden producir incluso una muerte temprana.

Vivir una vida coherente, alienada con tus valores, en la que sientas el equilibrio entre las distintas facetas de tu vida, contribuye a tener una vida sostenible y saludable, prevenir enfermedades y encontrar la felicidad.

¿A quién me dirijo?

Me dirijo principalmente a personas que sienten que no llegan a todo, que no tienen tiempo para sí mismas, que se sienten perdidas o desmotivadas porque el éxito en su vida laboral compite con el éxito en su vida personal o familiar, que experimentan estrés por encontrar dificultades para conciliar las distintas áreas de su vida y sienten cómo todo esto impacta en sus relaciones, que tienen dificultades para desconectar, que sienten el peso de la carga mental, que sienten que dan más de lo que reciben y a pesar de todo en ocasiones pueden llegar a sentirse culpables. 

¿Qué me diferencia?

Entre 2014 y 2017 edité varios ebooks que recogen más de 200 testimonios sobre conciliación de la vida personal, familiar y laboral, que dieron origen a los movimientos #mamiconcilia, #papiconcilia y #miempresaconcilia. Estos movimientos, sus autores y yo salimos más de 400 veces en los medios de comunicación y participamos en una treintena de eventos como activistas por la conciliación. Conseguimos que la conciliación pasara de ser un tema tabú en 2013 a entrar en la agenda mediática, estar en boca de todos e incluso aparecer en los programas electorales de 2015.

He comprobado que la conciliación empieza en cada uno de nosotros y utilizando herramientas como el coaching, los valores y mi propia experiencia vital facilito que las personas conecten con lo más importante para ellas lo que provoca que ganen calma, claridad mental y energía para coger las riendas de su vida.

Sesión de bienvenida de regalo

La sesión de bienvenida tendrá una duración aproximada de media hora. El objetivo es conocernos, experimentar el coaching y decidir si queremos trabajar juntas. Descubrirás cuáles son los motivos que te están impidiendo conseguir tu objetivo y decidirás si quieres pasar a la acción.

¿Qué hacía anteriormente?

Soy periodista de formación. Durante más de 20 años he trabajado en comunicación, primero en medios como la SER o Radio Nacional, y luego en agencias de publicidad y marketing. Lo que más me gustaba de aquella época es que podía conocer la historia que había detrás de una noticia o de una campaña de publicidad. ¡Me encantan las historias!

Y lo que menos, que sabía cuando entraba a trabajar pero no cuando salía. Tenía la sensación de vivir para el fin de semana y lo peor es que muchos fines de semana me llevaba trabajo a casa. Mi frase más repetida era: “No me da la vida”.

En el año 2013 fui madre y mi vida y mis valores dieron un giro de 180 grados. Mi hijo y mi familia se convirtieron en el centro de mi vida. Tres semanas antes de volver de la baja de maternidad, me invitaron a irme de la empresa en la que trabajaba. Fue entonces cuando lancé #mamiconcilia, un ebook que recoge el testimonio de 28 mujeres directivas sobre conciliación. Mi experiencia en comunicación permitió que el día del lanzamiento #mamiconcilia fuera trending topic en Twitter y despertara el interés de los medios.

Dar visibilidad a las dificultades para conciliar la vida personal, familiar y laboral e inspirar con soluciones creativas, así como tender puentes entre ciudadanos, empresas y partidos políticos, se convirtió en mi misión.

¿Cómo me he preparado para llegar hasta aquí?

Mi formación y dedicación a la comunicación durante los primeros 20 años de mi vida laboral hicieron posible que aquel ebook, #mamiconcilia, tuviera mucha visibilidad y cambiara el rumbo de mi vida.

Durante mis años como activista por la conciliación, aprendí mucho de los más de 200 testimonios que me llegaron, leí y edité;  también de los periodistas que me entrevistaban y me hacían plantearme cosas que nunca antes había pensado; del feedback que gracias a la visibilidad recibía a través de las redes sociales; y sobre todo, de mi propia búsqueda y experimentación. Prueba, error, prueba, error, prueba, error… para ser cada día un poquito mejor.

También me nutrí de inspiradoras lecturas como La semana laboral de 4 horas, de Timothy Ferriss; Organízate con eficacia, de David Allen; Dejemos de perder el tiempo, de Ignacio Buqueras y Jorge Cagigas; Por qué no nos dejan trabajar desde casa, de David Blay; Vivir sin jefe, de Sergio Fernández; Efecto Dominó: Cómo los emprendedores sociales propagan la innovación por todo el mundo, Beverly Schwartz; Emprendedores sociales, Ignacio Álvarez de Mon; Padre Rico, padre pobre, de Robert T. Kiyosaki; La magia del orden, de Marie Kondo; Nosotras que lo quisimos todo, de Sonsoles Ónega; Nuevos hombres buenos, de Ritxar Bacete; o El primer trago de cerveza y otros pequeños placeres de la vida, de Philippe Delerm.

Ponerme en el centro de mi vida y apuntarme a pilates supusieron un punto de inflexión en mi vida que me hicieron descubrir la importancia de respirar y de la atención plena.

A partir de ese momento, mi sed de herramientas para conciliar e inspirar a otros a conseguirlo me llevaron a certificarme en coaching y posteriormente en coaching x valores. Hice un viaje hacia el interior de mí misma que me permitió abrazar la herida de mi niña interior, enfrentarme a mis miedos, escuchar mi cuerpo, reconocer y expresar mis necesidades y emociones, entender los mecanismos ocultos que nos hacen actuar como actuamos, identificar los juicios que sin darme cuenta emitía y recibía y el efecto que provocaban en mi relación con los demás, soltar el control, conectar con mis valores, meditar a diario…

Después llegaron otras lecturas, como No es lo mismo, de Silvia Guarnieri y Miriam Ortiz de Zárate; Más coaching por valores: cómo alcanzar el éxito en la vida de los negocios y en el negocio de la vida, de Simon L. Dolan; La organización impulsada por valores: liderando el potencial humano para maximizar rendimiento y beneficios, de Richard Barrett; Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva, de Stephen R. Covey; Conciliar o reventar, de Yolanda Herrero Mor; Descontrólate, de Xavier Guix; Comunicación no violenta, un lenguaje de vida, de Marshall B. Rosenberg; Bailando juntos, de Joan Garriga; El libro de las pequeñas revoluciones, de Elsa Punset; La solución Mindfulness, de Ronald D. Siegel; La rueda de la vida, de Elisabeth Kübler-Ross; El poder del ahora, de Eckhart Tolle; o Fluir (Flow): Una psicología de la felicidad, de Mihaly Csikszentmihalyi.

La improvisación teatral, el teatro social y el teatro terapéutico también han sido claves en mi vida para poder experimentar, jugar, conectar con mis emociones, ponerme en la piel de otros, escuchar, aceptar…

Y por último, mi formación en emprendimiento personal, que me permitió volver a conectar con mi propósito, enfocarme, poner en valor mi trabajo y pasar a la acción para acompañar a otros a recorrer el camino que yo he recorrido hacia una vida más plena y con sentido.

Algunas personas que me han inspirado en mi camino

Los autores y autoras de los testimonios recogidos en las distintas ediciones de #mamiconcilia y #papiconcilia fueron muy inspiradores para mí. Destacaría a:

Mi querida amiga Ruth Bareño, Directora Comercial de Captify en España, que fue la primera que me hizo reparar en que la conciliación no es solo cosa de madres, queriendo participar en #mamiconcilia sin tener hijos.

Teresa Osma, fundadora de Smart Media Solutions, que me hizo ver que en la vida hay momentos en los que levantamos el pie del acelerador para dedicarnos a lo que de verdad nos importa.

Pablo Macías y Belén Gaudes, por ser para mí un ejemplo a seguir a la hora de emprender en pareja desde casa y descubrirme que hay proyectos que llenan el estómago y otros que alimentan el alma, como sus colecciones: Érase 2 veces o Ande yo valiente. 

David Blay, con su libro “El equilibrista” y sobre todo sus artículos en mamiconcilia

Además, no quiero dejar de citar a otras personas que considero claves para haber llegado donde estoy:

Paris Uki, de Theather for inclusion,  quien me enseñó a aplicar las reglas del teatro de improvisación a la vida y despertó en mí el gusanillo de inspirar y acompañar a las personas a través del teatro, lo que me llevó formarme en coaching. 

Cristina Recuero, mi mentora en temas de emprendimiento,  que vio en mí un don para las personas y terminó de animarme a formarme en coaching, para ser mejor madre, mejor profesional y en definitiva mejor persona.

Manuel Seijo, director de Leister Consultores, que me dijo que cuando un deseo se convierte en recurrente, es mejor ir a por él y me invitó a experimentar el coaching individual, organizacional y sistémico en primera persona.

Simon L. Dolan y todo el equipo de Zinquo,  gracias a los que entendí cómo las incongruencias entre lo que predicaba y luego vivía estaban en gran parte detrás de mi estrés y de los que aprendí una metodología práctica con base científica para acompañar a otras personas a detectar la incongruencia en su sistema de valores y pasar a la acción, alineándolos y reduciendo su estrés, así como una metodología para trabajar de forma lúdica y tangible el estrés. 

Nuria Carrasco, directora académica del Centro de Estudios del Coaching, quien me invitó a escuchar mi cuerpo durante 21 días seguidos, un ejercicio revelador para descubrir otras pequeñas cosas, como mi afán de control, que estaban detrás de mi estrés.

Jose Manuel Sánchez, socio director del Centro de Estudios del Coaching, que me llevó navegando por el río de la vida a entender que soy única y que hay un lugar para mí que solo yo puedo ocupar y que mientras no lo ocupo estoy privando al mundo de mi talento.

Miriam Ortiz de Zárate, socia directora del Centro de Estudios del Coaching, por hacerme reparar en la distinción entre vivir la vida desde el miedo y desde el amor y volverme a conectar con el amor y la abundancia.

Mi amiga Susana, por descubrirme El don de la sensibilidad de Elaine N. Aron, y mi hijo, por regalarme cada día su mirada sensible y pura de la vida y las relaciones.

Mi marido, por ser ejemplo para mí de excelencia, con su sed de aprendizaje y mejora continua, principalmente en aspectos de orientación a objetivos, simplificación, sistematización, productividad y gestión del tiempo.

Y mi amigo Jose, que con su temprano fallecimiento, me enseñó que lo importante no es el puerto al que te dirijas, sino disfrutar navegando y vivir la vida.

¿Cómo trabajo?

Hago procesos y sesiones de coaching personal y ejecutivo y talleres, principalmente online, para ahorrar tiempo tanto mío como de mis clientes. Siempre que puedo, trabajo desde casa, igual que mi marido, lo que nos da la flexibilidad que queremos para desarrollar con éxito las distintas áreas de nuestra vida.

Además doy charlas en las que, partiendo de mi experiencia y aportando píldoras de conocimiento, trato de provocar un cambio de mirada y provocar energía de acción en los que me escuchan.

Si algo define mi forma de trabajar y de ver a vida es la flexibilidad.

A menudo pongo el móvil y mi cabeza en modo avión para poder concentrarme en lo que estoy haciendo y disfrutarlo y así ser más eficiente y productiva. Menos es más.

Me gusta el trabajo colaborativo con cualquier persona que tenga algo que aportar. Gracias a las nuevas tecnologías el talento no tiene límites geográficos. Creo en la inteligencia colectiva. Juntos sumamos más.

La contribución, uno de los valores que me mueven

La contribución es uno de mi 5 valores fundamentales.

Formo parte activa de Conectados en Comunidad, grupo de antiguos alumnos del Centro de Estudios del Coaching, donde colaboro en los proyectos El Laboratorio, para experimentar las últimas tendencias en el ejercicio del coaching, y Educar en emociones, cuya misión es contribuir a transformar miradas en la educación emocional de los más jóvenes y la comunidad educativa, como motor de cambio para un mundo con relaciones más saludables y auténticas.   

También soy vicepresidenta del AMPA del colegio de mi hijo (que fue también el mío), lo que me permite conocer de cerca las dificultades de las familias y mediar y aportar soluciones para que toda la comunidad educativa reme en la misma dirección.

Creé los ebooks #mamiconcilia, #papiconcilia y #miempresaconcilia, que recogen el testimonio sobre conciliación de más de 200 personas con perfiles diversos. Mi objetivo era denunciar las dificultades que existen para conciliar la vida personal, familiar y laboral e inspirar con historias de éxito de personas y empresas reales que han apostado por la conciliación.   

Soy co-editora del libro #jubilARTE, el arte de jubilarte, que nació con el objetivo de inspirar a las personas y facilitarles que conecten con su esencia ante un cambio vital importante como es la jubilación.

Estoy liderando la co-creación de un programa para madres emprendedoras, para la comunidad Smart Mum

Algo más personal sobre mí

Me considero una persona inquieta. En mis ratos libres me gusta pasear, preferiblemente por la Naturaleza y en compañía de mi familia o amigos, hacer ejercicio, hacer teatro, viajar, conocer sitios nuevos, comer fuera, ir a museos, jugar en familia, hacer manualidades, pintar, cocinar, ver películas, ir al teatro, a musicales, leer, escribir, formarme, meditar…

Las principales herramientas con las que cuento para facilitar que las personas conecten con su esencia, alineen lo que piensan, sienten, dicen y hacen y equilibren su vida son: el coaching, los valores, la comunicación, el teatro y mi experiencia como madre, emprendedora y activista por la conciliación.

A estas puedo añadir mis talentos naturales que tanto valoran mis clientes: transmitir confianza, la escucha empática, mi alta sensibilidad, una cabeza bien amueblada, mi capacidad de análisis e intuición para relacionar cosas aparentemente inconexas y a veces acertar, no juzgar, facilidad para expresarme, capacidad de síntesis, determinación…

Actualmente inspiro y acompaño a personas como tú a través de charlas de concienciación, talleres grupales y procesos individuales de coaching.

El coaching es una profesión de acompañamiento que parte de la creencia de que cada uno de nosotros tiene el potencial y los recursos para conseguir lo que se proponga. Teniendo esto en cuenta mi trabajo consiste en escucharte y hacerte preguntas que te permitan acceder a puntos ciegos, que te aporten una nueva mirada y que abran nuevas posibilidades de acción para conseguir resultados distintos.

Para mí las claves de éxito del coaching están en que brinda el tiempo y el espacio para parar, sentirte escuchada, sin juicios, acceder a tu potencial, comprometerte contigo misma y elaborar un plan de acción que te acerque poco a poco a tu objetivo. 

A la metodología del coaching sumo el trabajo con valores, que te permite conectar con lo más importante en tu vida, para convertirlo en tu guía, tu norte y tu energía. El trabajo con valores es revelador y transformacional y acelera considerablemente los procesos de aprendizaje y cambio.

Además, mis años como activista por la conciliación de la vida personal, familiar y laboral me han permitido conocer bien las principales dificultades que existen para encontrar el equilibrio en nuestras vidas y cuáles de estos frenos están en nosotros mismos, lo que me aporta una mayor facilidad y pericia para hacer preguntas que te permitan entender creencias limitantes y patrones que te impiden llevar la vida que quieres.

Algunos son tan frecuentes que he creado talleres para abordar el tema de forma colectiva y aprovechar la experiencia enriquecedora del grupo.

A lo largo de mi vida he experimentado estrés por distintas situaciones, como dejar las cosas para el último día, sentir que no daba la talla para realizar alguna tarea, tener demasiado trabajo o menos de lo que consideraba que debía tener para lo que me pagaban, no tener claro lo que se esperaba de mí, el sentimiento de culpabilidad por estar trabajando en vez de estar con mi familia o viceversa, montarme una peli de algo que en realidad no pasó o anticipar un futuro pesimista que nunca llega.

He tenido tensión muscular (llevo férula de descarga desde hace años) y rachas de constiparme o tener cistitis cada dos por tres. 

El día que empecé a entender las causas de mi estrés la situación mejoró considerablemente, lo que me llevó a crear el taller Planta cara al estrés para que otras mujeres, principalmente madres, pudieras experimentar el mismo alivio que he experimentado yo al poner consciencia sobre el tema. 

Aunque las relaciones familiares y la integridad siempre han estado entre mis valores fundamentales, hay otros valores que han ido cambiado a lo largo de mi vida sin yo ser muy consciente de ello.

En los primeros años de mi vida laboral, el éxito profesional, el dinero y la amistad me movían. Al ser madre, surgió en mí la inquietud por contribuir a mejorar el mundo, y los valores anteriores fueron sustituidos por la contribución y la influencia. Sin embargo, la visibilidad que estaba teniendo mi proyecto #mamiconcilia, chocaba de bruces con la privacidad que sentía que necesitaba para empezar la etapa escolar de mi hijo. Además cuando mayor era el éxito en mi vida profesional más sentía que me alejaba del éxito en el terreno personal y familiar.

En 2017, tuve una fuerte crisis de valores que me llevó a dejar de lado mi proyecto en pro de la familia, la privacidad y la seguridad económica, lo que acabó provocándome estrés por dejar de lado valores como la contribución o la influencia.

El valor de los valores, metodología con base científica con la que trabajo en el taller Conecta con tus valores, me ayudó a seleccionar, priorizar y alinear mis valores fundamentales, convirtiéndolos en potentes herramientas que me aportan claridad mental, me ayudan a tomar decisiones y me dan energía para conseguir mis objetivos.

Disfruto mucho haciendo este taller porque no deja indiferente a ningún asistente. 

No tengo tiempo. No me da la vida

Si has llegado hasta aquí, puede que estés pensando que esto es justo lo que necesitas, que te vendría genial una sesión conmigo o apuntarte a alguno de mis talleres. Sin embargo, no tienes tiempo, no te da la vida. Te entiendo perfectamente porque yo era como tú.

Déjame que te haga algunas preguntas.

¿En serio no tienes tiempo para ti?

¿Qué permiso no te estás dando?

¿Qué lugar ocupas en tu vida?

¿Qué precio estás pagando por no priorizarte?

¿Qué versión de ti misma ofrecerás a los demás si sigues sin ponerte en el centro?

¿Hasta cuándo vas a seguir así?

¿Qué cosas de tu día a día podrías suprimir o aplazar para dedicarte cada día un ratito?

Lo que mis clientes dicen de mí

Nadie mejor que las personas a las que he acompañado puede contarte lo que puedes llegar a conseguir con mi apoyo. 

Usue te permite conocerte mejor respetando tus ritmos y tiempos. A mí me ha ayudado a superar mis bloqueos emocionales.
Abi Sila
La conciliación suena simple pero no lo es... Es un concepto que hay que trabajar día tras día, con mucha humanidad y acompañamiento. Siempre es revelador proyectar nuestra visión futurista de nosotros mismos, pero si no vemos y no vivimos nuestro presente, eso solo será un sueño lejano de palpar. Gracias a estas sesiones logré canalizar y tomar conciencia de patrones familiares, barreras mentales, interiorizar traumas, establecer prioridades, visualizar metas, planificar mi tiempo, mayor plenitud en todos mis roles; y una nueva visión de vida y muchas ganas de ponerme en acción... A mi ritmo, a mi tiempo y en mi espacio.
María Elizabeth Gonzalves De Andrade
El trabajo ha sido intenso, no puedo decir que es un paseo en el campo, más bien ha sido como subir una montaña. Empecé con muchas inseguridades, sabiendo que algo en mi vida, con mi trabajo, mis hijas y mi vida personal no estaba cuadrando, y hemos puesto luz al camino. Desde la primera sesión, cuando te enfrentas a las preguntas sobre quién eres y tienes que ser realmente honesta, se colocan las cartas sobre la mesa. Pero es liberador y saber que contaba con Usúe en el camino lo ha hecho más sencillo. Desde resolver mis dudas por un trabajo que me provocaba dudas e inseguridades, hasta cómo cuadrar la conciliación familiar. He aprendido recursos que puedo mantener en el tiempo. E incluso he aprendido a soltar aquellas cosas que no están en mi mano o que no es el momento de enfrentarme a ellas. Gracias a Usúe he conseguido implantar hábitos que creo que se quedarán conmigo para siempre, y me ha ayudado a poner orden, fuera y dentro, de ese orden que te da paz mental. No puedo más que darle las gracias, porque las sesiones con Usúe eran mi momento y ese momento ha repercutido en el bienestar de mi familia.
Irene S.
Recomiendo a Usúe como coach para que te acompañe en tu proceso de crecimiento y transformación, porque es una coach con quien te sientes cómoda y confortable, en ningún momento me sentí juzgada, puedes hablar de una manera abierta y expresarte libremente sin miedo, es una coach capaz de profundizar y hacerte reflexionar. ¡Muy poderosa! ¡Te hará ver la situación de otro ángulo que no te has planteado! Es una conversación contigo misma de alta calidad y potencia transformadora, que te llena de fuerza y energía porque sientes el apoyo en cada momento. También he visto que está muy atenta a todo lo que dices y es curioso porque no me daba cuenta que he dicho eso pero me lo ha devuelto y me ha hecho ser consiente de mis creencias.... ¡Es un pasatiempo muy provechoso, curioso, lleno de descubrimientos y cambios! ¡No dudes en invertir en ti! ¡No te imaginas el potencial que tienes! Yo te la recomiendo 100%.
Evgenia Gavrilova